CEMA. 117 años de Compromiso con la Industria Nacional

 

12 DE NOVIEMBRE | ANIVERSARIO DE CEMA,
CÁMARA DE EMPRESARIOS MADEREROS Y AFINES

 

 

Celebrar nuestros 117 años en modo adaptación
 
 
Por dónde empezar sino por el comienzo de este recorrido que se remonta al año 1903 con
la entonces denominada Sociedad de Fabricantes de Muebles, primera asociación que
luego de sucesivas fusiones con otras ramas de la industria llevo a la denominación actual.
 
Así CIMDA (Cámara de la Industria Maderera, Derivados y Afines) se constituye como tal
en el año 1954 con el arribo de la Sección Gremial de Fabricantes de Muebles; la Asociación
de Fabricantes de Muebles Tapizados, Silleteros y Afines; la Asociación de Fabricantes del
Parquet; la Asociación de Fabricantes de Ataúdes y la Asociación Gremial de Industriales
Madereros y Afines (AGIMA). Finalmente, en el año 1968 confluyeron en una sola entidad,
CIMDA (Cámara de Industriales Madereros Derivados y Afines) y CAIM (Cámara Argentina
de la Industria Maderera) se enrolaron bajo el nombre de CEMA, Cámara de Empresarios
Madereros y Afines, se constituyeron en una institución modelo de unidad fruto de una
férrea voluntad de desarrollo.
 
Tras un mismo objetivo en común, se fueron encolumnando fabricantes de muebles, aberturas,
pisos, tornerías, tapicerías, cortinas de enrollar y accesorios, instrumentos musicales, aserraderos,
ataúdes, cabos y mangos, varillas, molduras, embalajes y pallets, viviendas, productos de segunda
transformación y otros, cuyo insumo fuere la madera.
 
Hoy una renovada dirigencia de CEMA, dio comienzo a otra etapa en la conducción institucional,
reafirmando a ultranza, la defensa de la industria argentina. No fue fácil, por cierto, llevar el timón
de los destinos de la entidad en condiciones totalmente adversas. Pero merced a la vocación
gremial, tiempo, dedicación y creatividad brindados por sus hombres al servicio del sector,
se fueron adaptando paulatina y sostenidamente, los rumbos de la gestión con la mirada puesta
a satisfacer las necesidades de sus empresas socias.
 
Con la evolución de las relaciones humanas y laborales, las transformaciones económicas que
se fueron sucediendo sin pausa, determinaron otros nuevos emprendimientos y esta es la razón
por la cual nuestra Cámara se propuso no envejecer, sino por el contrario renovarse.
 
Nuestra mayor aspiración ha sido siempre constituirnos en un soporte de nuestras PyMEs
asociadas, para brindarles un marco que las contenga, acercándole todas aquellas herramientas
que sirvan a un mejor desenvolvimiento de sus unidades productivas, con el acompañamiento
de una sostenida y activa gestión gremial empresaria, dirigida a su defensa, promoción y desarrollo.
 
En ese orden, es uno de los cometidos, el fortalecimiento de nuestra Federación Argentina
de la Industria Maderera y Afines – FAIMA – de la que somos parte fundadora, trabajando
mancomunadamente con otras cámaras sectoriales, a través de la presencia activa de nuestros
hombres como portavoces de la filosofía de CEMA.
 
Hoy, la pandemia que ha atravesado todos los continentes, sin importar condiciones sociales,
poderes u organizaciones nos encuentra con un sector industrial que no quedó al margen de
esta situación, por el contrario, perjudicada por el breve, en nuestro caso, cese de actividades
y los mayores costos que las medidas preventivas y los diferentes protocolos de seguridad
nos siguen ocasionando, han empeorado la situación de empresas luego de muchos años
de recesión, pérdidas y achicamiento. Solo un inesperado incremento en las ventas, generado
por las necesidades de renovación e incremento del confort en los hogares así como tratar
de ganarle a la inflación, ha posibilitado que las consecuencias fueran nefastas.
 
La adaptación de algunas empresas, en parte de su estructura comercial a un formato digital,
dio como resultado que el 60% de las mismas venden de manera online, lo que representa un
incremento de 15 puntos porcentuales relación al inicio de la pandemia, según un sondeo de
la Federación Argentina de la Industria Maderera (FAIMA).
 
Respecto de las principales dificultades de operación, actualmente casi el 70 por ciento de
las empresas indica el incremento del costo de la materia prima como uno de los ejes centrales.
Al mismo tiempo, el 50 por ciento de las empresas tienen problemas hoy por falta de insumos,
aseguró el estudio.
 
En estos tiempos de convulsión y con 117 años en nuestro haber, CEMA continuará ejerciendo
el rol protagónico que se corresponde con su importancia y representatividad, trabajando con
el compromiso acostumbrado y a puertas abiertas, merced a su voluntad participativa y de
cohesión, para que la industria maderera en su conjunto y las PyMEs que la componen,
recuperen la pujanza y el lugar que por mérito propio les corresponde.
 
Hoy podemos decir que CEMA resume en sí misma, 117 años de historia 
de un sector productivo nacional; la Industria de la Madera, el Mueble y Afines.

 

Articulos Relacionados

Los comentarios están cerrados.