132º CONGRESO NACIONAL MADERERO

Junio / Puerto Iguazú

 

Logística, costos laborales, mercados y exportaciones fueron los ejes del debate del congreso nacional maderero que concluyó el sábado 13 de junio en Iguazú. 

Un centenar de empresarios madereros, representantes de las veintisiete cámaras asociadas a la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA) se reunieron en la ciudad de Puerto Iguazú para participar del 132° Congreso Nacional Maderero que se propuso debatir sobre los «Desafíos, futuros y perspectivas de la industria maderera».

La industria de la madera es un sector que agrupa en el país a cerca de 7.000 empresas en toda la cadena de valor desde la actividad de aserraderos y remanufacturas de maderas hasta la fabricación de muebles. 

En un 78% el sector está integrado por empresas PyMEs y emplea, en forma integral, cerca de 66.700 personas de manera directa. En Misiones, se estima genera casi 10 mil puestos de trabajo.

El evento -que contó con la cobertura especial de Argentinaforestal.com y Misiones Online– se llevó a abo en el Centro de Eventos y Convenciones del Hotel Amerian. En la primera jornada, los especialistas Alejandro Rivello y Marcela Bissio realizaron la presentación principal del encuentro, sobre los ejes de gestión del Plan Estratégico del sector Madera y Mueble que impulsará FAIMA, dando paso después a la apertura de las sesiones con los paneles programados sobre temas relacionados a la estructura actual del sector foresto industrial; la incidencia de la mano de obra en la Primera y Segunda Transformación de la Madera y una reseña tributaria de Misiones analizando su impacto en los costos; Mercados Internacionales de la Madera Sólida; Logística, desafíos y Herramientas para una Cadena de más competitiva y las nuevas aplicaciones en la industria maderera, potencialidad de nuevos mercados. También se presentaron las experiencias de la Feria del Mueble de Milán 2015.

El acto de inauguración estuvo a cargo del presidente de Federación, Rodolfo Martín, quien fue acompañado en representación del gobierno de Misiones por el Ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay, junto al Secretario general de FAIMA, Pedro Reyna, y el presidente de la Asociación de Madereros, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap) y del 132 Congreso Nacional Maderero, Cristian Gruber. Este último destacó que “si bien siempre hay temas pendientes de coyuntura que se necesitan resolver y se pide a FAIMA, a veces hay que pensar sobre la importancia de contar con una Federación como la nuestra que permite elevar en forma sectorial las necesidades de la actividad, nos da una capacidad de negociación, nos permite generar acciones para analizar hacia dónde vamos, entender los desafíos o coordinar estrategias para lograr un desarrollo a largo plazo como requiere la actividad foresto-industrial”.

 

 

Atrasos en reintegros a las exportaciones:

La Amayadap pidió en el congreso incluir el tratamiento para lograr el apoyo e intervención de la FAIMA en el reclamo ante el gobierno de Misiones y el gobierno nacional por el atraso que sufren los empresarios en el pago de los reintegros a las exportaciones.

«En el marco del derecho institucional nacional y provincial, el sector exportador maderero fue beneficiado con genuinos propósitos de promover la actividad al exterior a través de distintas disposiciones con beneficios que acumulan en términos de reintegros y subsidios entre un 10,5 y un 11% respecto al valor total exportado. El decreto nacional 1011/91 para exportadores otorga un reintegro fiscal sobre valor FOB de entre 4,5% y el 4%, por el cual se registran empresas exportadoras con créditos desde el año 2011, acumulando al día una deuda a favor de la empresa», señalaron.

En tanto, a nivel provincial, el decreto 1449 del año 2009 denominado «Fortalecimiento del Empleo de la Foresto-industria exportadora», que establece un reintegro de hasta un 6% del monto pedido del cliente, también presenta un atraso en el pago.

Para acceder a estos beneficios, las empresas no deben registrar ninguna deuda vencida impaga, moratorias ni reclamos fiscales. “Todas están en condiciones para percibir el reintegro”, destacan desde la Amayadap. “Nuestra preocupación es que vemos que el paso del tiempo no representa la misma preocupación para los representantes del cumplimiento de lo ya establecido por normas”.

Advirtieron que esta situación de demora en la no disposición de los fondos para el pago de los reintegros, sumado al atraso cambiario y trabajando a “pérdida” en las exportaciones “nos llevará a tener que evaluar en las empresas la decisión de no continuar con las operaciones de exportación, con la consecuente disminución de carga horaria y de personal, perdiendo además clientes históricos que fueron desarrollados con grandes esfuerzos comerciales”, expusieron las PyMEs misioneras en el documento elevado en el Congreso Nacional.

 

 

Misiones y sus desafíos:

Por su parte, el Ministro del Agro y Producción de MisionesJosé Luis Garay, admitió en su discurso de apertura las debilidades por las que atraviesa la actividad foresto-industrial: “tenemos algunos inconvenientes en el mercado exportador por el dólar no competitivo que impacta fuerte en las economías regionales, esto lo hemos planteado en varias oportunidades en el ámbito nacional con el gobernador de Misiones.

Esta problemática nos genera inconvenientes de pérdida de algunos mercados y sé del esfuerzo que hacen muchos de nuestros empresarios, incluso perdiendo rentabilidad para sostener y mantener este mercado externo. Yo quiero valorar este esfuerzo que están haciendo estos empresarios frente a un escenario que no es muy favorable.

Entendemos que este año la situación se mantendrá, no habrá muchos cambios en la nivelación económica, pero seguramente el nuevo gobierno tendrá que hacer algo. El mercado interno ha mantenido una demanda sostenida, pero hay un esfuerzo de inversión en el sector privado y la búsqueda es lograr los mercados internacionales. Esto lo entendemos”, dijo.

Por otra parte, Garay admitió también que la provincia enfrenta un “fuerte desafío en trabajar la logística”.

“Este costo impacta muy fuerte en el sector productivo de la provincia, no sólo en la madera, también en otros, como el sector del té, donde impacta casi en un 30% del valor del producto; por lo tanto, el tema de la logística en la actualidad repercute en la economía de todo espacio productivo”, recalcó.

En ese contexto, el funcionario marcó la importancia del sector como la principal actividad económica de la provincia y ratificó el apoyo del gobierno provincial para analizar las demandas y trabajar en la búsqueda de soluciones. “Seguramente de las conclusiones del Congreso podrán elevar sus peticiones para elevar al gobierno y así podremos atender las demandas y seguir mejorando”, dijo.

“Muchas veces nos reclaman que los tiempos del Estado no son los mismos que demandan los privados, nos reclaman por la lentitud en las inspecciones forestales, reintegro por las exportaciones que esperamos cumplir en los próximos meses, entre otros temas, pero hay un compromiso de resolver todos los temas”, aseveró.

Sobre las acciones de apoyo al sector, mencionó las gestiones realizadas por el gobierno provincial para lograr un aumento en las partidas presupuestarias de la promoción forestal y destrabar el pago de la deuda del subsidio. También destacó los avances del Programa de Sustentabilidad y Competitividad Forestal, donde se ha convocado a profesionales técnicos por medio de concurso público y se han desarrollado muchísimos planes de negocios para la primera y segunda transformación, para atender en una primera etapa a pequeñas industrias de la Ruta 14, vinculada a madera nativa con un desarrollo tecnológico de 20 años por detrás. Lo que buscamos en lograr un desarrollo futuro más armónico y la incorporación de nuevas tecnologías en la zona. Además, se está avanzando en la construcción de un nuevo Centro Tecnológico para esa misma zona, con la que se espera capacitar a los operarios”.

Finalmente, expresó su satisfacción por “la presentación del Plan Estratégico de FAIMA, entendiendo que cada programa incluye el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas, temas tributarios y de innovación para la competitividad”.

 

El país maderero:

Por su parte, el Presidente de FAIMARodolfo Martín, se refirió también al Plan Estratégico de la Federación y al respecto sostuvo que busca potenciar las capacidades y desarrollo de la cadena de valor de la foresto-industrial definiendo cuatro ejes de gestión: la Optimización Empresarial y mejora de la competitividad; el Impulso Forestal; la Promoción de la madera y su cadena de valor y la Capacitación empresaria y dirigencial a fin de propiciar el desarrollo de la cadena de valor, mejorando la gestión empresaria y permitiendo una genuina competitividad de las PyMEs industriales que conforman nuestro sector.

“Tenemos muchas posibilidades de abordar un crecimiento que nos impulse al desarrollo del sector, buscamos propiciar estrategias de valor que se trasladen a nuestros productos entendiendo que el árbol es nuestro referente más noble y nuestra industria es producto de una cadena de valor que se inicia en el bosque y se transforma, permitiéndonos generar productos sustentables que aseguran una mejor calidad de vida para todos” expresó Martín.

En este sentido, agregó: “quienes integramos la industria de la madera y el mueble necesitamos instituciones sólidas, eficientes y con capacidad para adaptarse y articularse ante los próximos desafíos; estabilidad en un marco macroeconómico favorable al desarrollo; la promoción de la ciencia, la tecnología y la innovación como factores estratégicos para el desarrollo nacional y del sector en particular; el desarrollo de estrategias que permitan la consolidación de un empresariado nacional dinámico que se nutre de una valiosa red de pequeñas y medianas empresas creadoras de empleo; consolidar un mercado interno que fortalezca el desarrollo industrial y, fundamentalmente, fortalecer los mecanismos de diálogo y consenso para la consecución e implementación de las políticas necesarias que nos permitan superar la coyuntura actual y responder a las necesidades de corto y largo plazo, entre otras”.

 

Plan Estratégico de FAIMA:

El Presidente de FAIMA enumeró en su discurso los objetivos de trabajo del plan que impulsarán con las cámaras socias:

  • Propiciar el crecimiento de las economías regionales
  • Sostener procesos productivos que apunten a la mejora continua
  • Promover una mayor calidad de los productos que elaboran nuestras empresas madereras
  • Propiciar la incorporación de más tecnología y más diseño en nuestros procesos de producción
  • Crear centros de investigación que brinden información actualizada de nuestra industria
  • Desarrollar estrategias que fomenten el incremento de la superficie forestada
  • Diseñar procesos que faciliten la certificación forestal
  • Fomentar el desarrollo de políticas que operen en función de los servicios de carga y resuelvan la problemática de logística
  • Capacitar a las empresas del sector y a sus dirigentes
  • Consolidar la gestión profesional de las cámaras empresariales de la madera y el mueble
  • Crear espacios de debate sobre la realidad de las PyMEs industriales de la madera y el mueble

«Del mismo modo que nos proponemos mejoras en las empresas y en nuestras cámaras asociadas también acompañamos, hacia el interior de nuestra federación, los procesos de transformación que nuestra industria requiere. Conjuntamente con el desarrollo de nuestro Plan Estratégicoestamos promoviendo el fortalecimiento de nuestros equipos técnicos y de la gestión profesional de nuestra federación, integrando a distintas generaciones de colaboradores en post de una gestión que permita promover todos los programas y acciones que nos proponemos alcanzar de manera ordenada.

Hemos comenzado a generar los cambios necesarios para que la Federación sea eficiente, proactiva, genere propuestas y acompañe el desarrollo de nuestras industrias PyMEs de la madera. Sabemos que es un camino intenso pero sabemos que es el que nos permitirá encontrarnos en un mejor lugar en los próximos años”, concluyó.

 

Fuente: FAIMA / Argentina Forestal